jueves, 5 de febrero de 2015

EXORCISMO DE SU SANTIDAD LEON XIII CONTRA MALOS ESPIRITUS, ENEMIGOS



EXORCISMO DEL PAPA LEON XIII:

En el Nombre de Jesucristo nuestro Dios y Señor,
con la intercesión de la Inmaculada Virgen María,
Madre de Dios,
de San Miguel Arcángel,
de los Santos Apóstoles San Pedro y Pablo,
y de todos los Santos
nos proponemos con confianza
rechazar los ataques y las acechanzas del demonio.

Levántese Dios y sean disipados sus enemigos,
y huyan de su Presencia los que le aborrecen. 

 
Desvanézcanse como el humo,
como la cera se derrite al fuego,
así perezcan los pecadores a la vista de Dios.

He aquí la Cruz del Señor +
¡huyan potestades enemigas!

León de la tribu de Judá, el vástago de David ha vencido.

Tu Misericordia Señor, esté con nosotros
conforme a la esperanza que en ti tenemos.

Te exorcizamos espíritu inmundo quienquiera que seas,
potencia satánica, invasión del enemigo infernal,
legión, reunión o secta diabólica.

En el Nombre y por la virtud de Jesucristo
(+ hacemos la Señal de la Cruz)

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo,
en el Nombre y por la virtud de Jesucristo nuestro Señor
(+ hacemos la Señal de la Cruz),
arrancado y arrojado seas de la Iglesia de Dios,
de las almas creadas a imagen de Dios,
y rescatadas por la Preciosa Sangre del Divino Cordero
(+ hacemos la Señal de la Cruz).

No te atreverás en adelante pérfida serpiente,
a engañar al género humano
ni a perseguir a la Iglesia de Dios,
ni a sacudir y cribar como al trigo a los elegidos de Dios
(+hacemos la Señal de la Cruz).

Te lo manda el Dios Altísimo
(+hacemos la Señal de la Cruz),
a quien en tu grande orgullo pretendes hacerte semejante.

El, que quiere que todos los hombres se salven
y lleguen al conocimiento de la Verdad.

Te lo manda Dios Padre (+hacemos la Señal de la Cruz),
Te lo manda Dios Hijo (+hacemos la Señal de la Cruz),
Te lo manda Dios Espíritu Santo 
(+hacemos la Señal de la Cruz).

Te lo manda Cristo, el Verbo Eterno de Dios
que se hizo carne (+hacemos la Señal de la Cruz),
el cual, para la salvación de nuestra raza
perdida por tu envidia,
se humilló y se hizo obediente hasta la muerte.

Ha establecido su Iglesia sobre la piedra sólida,
y ha prometido que las puertas del Infierno
no prevalecerán jamás contra ella
queriendo permanecer con ella
todos los días hasta la consumación de los siglos.

Te lo manda la Señal de la Santa Cruz,
te lo manda la Poderosa Madre de Dios,
la Virgen María (+hacemos la Señal de la Cruz),
la cual desde el primer instante
su Inmaculada Concepción aplastó con su humildad
tu orgullosa cabeza.

Te lo manda la fe de los Apóstoles
San Pedro y San Pablo y de los demás Apóstoles
(+se hace la Señal de la Cruz),

Te lo manda la sangre de los Mártires
y la piadosa intercesión de todos los Santos y Santas
(+hacemos la Señal de la Cruz).

Por el Dios Verdadero, (+hacemos la Señal de la Cruz).
Por el Dios Santo (+hacemos la Señal de la Cruz).

Por el Dios que ha amado tanto al mundo
que le ha dado su único Hijo,
a fin de los que crean en El no perezcan,
sino que tengan la Vida Eterna.

Cesa de engañar a la creaturas humanas
y de derramar en ellas el veneno de la eterna condenación,
cesa de hacer daño a la Iglesia
y de poner obstáculos a la libertad
¡vete Satanás!, inventor y maestro de todo engaño,
enemigo de la Salvación de los hombres
¡cede su lugar a Cristo!,
en quien no has hallado ninguna de tus obras.

Cede su lugar a la Iglesia,
Una, Santa, Católica y Apostólica,
que nuestro Señor Jesucristo adquirió a costa de su Sangre
¡humíllate bajo la Poderosa mano de Dios!

Tiembla y huye a la invocación hecha por nosotros
del Santo y Terrible Nombre de Jesús
que hace temblar a los Infiernos,
al cual obedecen las Potestades y las Dominaciones,
y que los Querubines y Serafines
alaban sin cesar en sus conciertos diciendo:

¡Santo, Santo, Santo es el Señor Dios de los Ejércitos!

Señor, escucha mi Oración, (todos)...
“y llegue a ti nuestro clamor”.
El Señor esté con ustedes, ... “y con tu espíritu”.

ORACIÓN

Dios del Cielo, Dios de la Tierra,
Dios de los Ángeles, Dios de los Arcángeles,
Dios de los Patriarcas,
Dios de los Profetas,
Dios de los Apóstoles,
Dios de los Mártires,
Dios de los Confesores,
Dios de las Vírgenes.
Dios que puedes dar la vida después de la muerte,
el descanso después del trabajo,
porque no hay otro Dios sino tú,
Creador de todas las cosas visibles e invisibles,
cuyo reino no tendrá fin.
Con humildad nos dirigimos a tu Soberana Majestad
rogándote te dignes librarnos.
Amén.

De las acechanzas del Demonio:
líbranos Señor.

Que te dignes Señor conceder a tu Iglesia
la seguridad y la libertad para servirte:
te rogamos Señor nos escuches.

Que te dignes humillar
a los enemigos de la Santa Iglesia:
te rogamos Señor nos escuches.

Amén

Se reza el Credo y se rocía con agua bendita
el lugar en que se ha leído esta Oración.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entrada destacada

9 DÍAS A SAN ANTONIO DE PADUA, ANTIGUA ORACIÓN PARA PEDIR UN GRAN FAVOR

¡Oh admirable y esclarecido protector mío,  san Antonio de Padua!  Siempre he tenido grandísima confianza  en que me habéis de a...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...